aorta-151145Curiosamente, la palabra “infarto” procede del latín “infarctus”, que significa relleno o repleto, lo cual es paradójico ya que en el seno de la mayoría de los infartos lo que sucede es una falta de repleción precisamente.

En todos los casos, durante el infarto agudo de miocardio hay células musculares cardiacas (miocitos) que se están muriendo, y suele ser a raíz de un desajuste en sus balanzas aporte-consumo de oxígeno: necesitan más del que reciben transportado por la sangre, y al no ser así, pierden fuerza y acaban muriendo en cuestión de minutos. Lo más habitual, y es a lo que hago referencia en el párrafo anterior, es que tengan lugar obstrucciones al paso de sangre en las arterias coronarias, que son las que riegan el corazón, causando isquemia (falta de riego) en la masa muscular. Se les llama coronarias porque simulan una corona rodeando la cabeza.

Al dolor típico de la isquemia se le llama angina (del latín “angor” – angustia, ansiedad-; “angor pectoris”: angina de pecho), que suele ser una sensación opresiva en el centro del pecho, como si uno tuviera una losa encima, a veces se nota en la espalda, mandíbula o brazos, mismo como si se adormeciesen las muñecas, que obliga a detener o ralentizar la actividad física que se realice, y se alivia con el reposo. En caso de aparecer la angina en reposo o durar más de media hora ya podemos estar hablando de infarto agudo de miocardio, ante lo cual sin duda lo primero es reposar y relajarse en la medida de lo posible, tomarse una aspirina si no se es alérgico y, si su Médico ya le hubiera hablado previamente de las pastillas que se colocan debajo de la lengua cuando tuviera el dolor del infarto, pues este sería el momento de tomarse una, o dos si no cede o si aumenta de intensidad, y por supuesto es preciso acudir pronto por Urgencias para que se le realice un electrocardiograma y una analítica de sangre además de completarse el tratamiento.

forest fire

CardioDoc le dará las mejores recomendaciones durante el seguimiento al tratarse de una patología crónica y con tratamiento permanente, con los pertinentes reajustes y chequeos en la evolución.

Visita el Facebook de CardioDoc

Visita el Facebook de CardioDoc