En esta entrada hablaré sintetizadamente de la FA.
En primer lugar, decir que es el trastorno del ritmo cardiaco más frecuente, y que si todos viviésemos más años casi con seguridad la sufriríamos todos. Se desprende que una de las etiologías (causas) de la FA, de las más importantes sin duda, es la degenerativa y que poco o nada se puede hacer contra el paso del tiempo y el mero desgaste que eso supone, lo cual explica que en muchos casos el tratamiento de esta arritmia se enfoque a controlar la frecuencia cardiaca y no pretender volver al ritmo normal del corazón.
Como comprenderán, es difícil establecer un límite de edad ya que en muchos casos la edad biológica no se corresponde con la edad cronológica; para que esto se entienda bien, decir que llegada la jubilación, una persona delgada y no fumadora casi siempre parecerá más joven y saludable que una persona obesa y fumadora, siendo de la misma edad, pero biológicamente uno más cuidado y el otro menos, por tanto la probabilidad de tener FA es mayor en aquel que se ha cuidado menos.
Suele coincidir, además, que el que se ha cuidado menos suele asociar otros factores de riesgo cardiovascular como la diabetes o la hipertensión (muy relacionadas ambas con frecuencia con la obesidad fundamentalmente de tipo central -abdominal o androide, como también se conoce-), de tal forma que la hipertensión se asocia mucho a la arritmia porque acaba produciendo una sobrecarga de presión en la aurícula, agrandándola y acelerando los procesos degenerativos de sus paredes.
Por supuesto, la FA no es exclusiva de la edad y de quienes asocian más factores de riesgo, también tiene lugar en jóvenes sanos en los que evidentemente la etiología degenerativa no tiene tanta relevancia.
En estos casos hay que valorar los niveles de estrés, la ingesta de sustancias irritantes y/o excitantes, tales como alcohol o café, u otras situaciones que supongan un estrés para el organismo como son los cuadros infecciosos importantes, la fiebre, etc.
Hay un cuadro frecuente que se produce al día siguiente o a los dos días de haberse ido de fiesta en que tiene lugar un episodio de FA de inicio espontáneo debido a la ingesta de alcohol (recuerdo que es un irritante importante para la aurícula). El cuadro se llama «corazón de fiesta», y no es raro verlo en la Sala de Urgencias de un hospital los domingos por la mañana.
La FA en gente joven suele tener un terreno abonado que favorece su producción, a diferencia de la causa degenerativa que produce áreas cicatriciales (de fibrosis) en la aurícula favoreciendo el inicio y el mantenimiento de la arritmia, la juventud es más propensa a presentar áreas arritmogénicas, zonas que predisponen a tener la arritmia, y que esas zonas se suelen encontrar en las venas pulmonares, que desembocan en la aurícula izquierda, de ahí que una de las técnicas para tratar la FA sea ablacionar (quemar) con catéteres esos focos que hay dentro de las venas pulmonares, aunque su eficacia no sobrepase el 80% de los casos. Llegado este punto, remito a mi facebook donde ilustro con imagen y vídeo lo que es la crioablación de venas pulmonares:

Enlace a facebook