Hay muchos festejos populares a lo largo de toda la geografía española, pero sin duda uno que merece la pena conocer son los festejos que preceden a la entrada de la primavera en Valencia: las Fallas. La palabra “falla” deriva del valenciano antiguo y a su vez del latín, y es como se llamaba a las antorchas de las torres de vigilancia.

La tradición sugiere que el Gremio de Carpinteros quemaba en el día de su Patrón: San José, todos aquellos materiales sobrantes y restos de madera para hacer sitio en el taller de cara a realizar nuevos trabajos. Claramente, el uso del fuego ya lo hacía la tradición pagana en otros lugares y con motivos como el cambio de estación, por tanto el fin del tiempo frío y los días cortos y dar entrada al calor y días más largos.

valencia-89570_960_720

Estas fiestas comienzan con un pregón inicial, la “Cridá”, que anuncia e inaugura los días de fiesta durante los cuales tienen lugar diversos actos de entre los que llama la atención la “Mascletà” todos los días a las 14 horas en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia. El nombre deriva del tipo de petardos que se usan, “masclets”, y lo que se busca con la explosión de toda esta pólvora es una sinfonía de ruido, luz y color entremezclados con la humareda y el olor a la pólvora quemada, cuya vibración y sensaciones se transmiten por el aire, el suelo y los edificios emocionando el corazón de los allí presentes.

failures-685058_960_720Durante la celebración de estas fiestas se realiza una Ofrenda a la Virgen de los Desamparados, Patrona de la ciudad. Además, todas las noches hay espectáculos pirotécnicos con fuegos artificiales, “Castells de Foc artificials”, hasta la noche víspera de San José, que es el más importante y recibe el nombre propio de “Nit del Foc”, pudiendo congregar hasta un millón de personas para presenciar la quema de unos 2500 kilos de pólvora. Nunca olvidaré mi única “Nit del Foc”.

fire-1221139_960_720Todos los monumentos falleros adornan las calles valencianas hasta la noche del 19 de marzo en que sucede la “Cremà” y es cuando arden todas las fallas, se “quema” el invierno, el frío, las noches cortas… el pasado, la oscuridad, las malas vivencias y los malos augurios, dando paso a la luz en la vida.

No se debe perder la oportunidad de sumarse al espectáculo fallero, pero uno debe ir preparado para emociones fuertes, ¡y para eso está CardioDoc! CardioDoc realiza un chequeo exhaustivo para asegurar que uno va a disfrutar unas Fallas con todas sus emociones sin riesgo para su salud. 🙂

Visita el Facebook de CardioDoc

Visita el Facebook de CardioDoc