No hay peor ciego que el que no quiere ver, y a menudo las cosas que no se quieren ver son las de uno mismo y de su propia salud. Es comprensible que las personas no quieran realizarse un chequeo medico porque “siempre me sacan algo”, pero para superar ese temor hay que tener en cuenta dos cosas, una, el dar con un buen profesional que sepa transmitir la información y que tenga empatía con el paciente, no dudar en cambiar si uno no lo siente así, y, dos, uno mismo debe saber y esforzarse en interpretar y manejar positivamente la información que recibe sobre su estado de salud en el reconocimiento medico.

El corazón puede “quejarse” de varias maneras, más frecuentemente: dolor, disnea (falta de aire), palpitaciones y mareos o pérdida de conocimiento, y ello puede ser tanto en situaciones de reposo como en esfuerzos. A veces, incluso puede no dar manifestaciones clínicas, pero sí se pueden ver datos de que algo no va bien en los distintos estudios que se pueden hacer para poner al corazón a prueba.

Por fortuna, la batería de pruebas que hacemos los cardiólogos son sencillas de realizar, y con ello se desenmascara la inmensa mayoría de problemas que puede presentar la víscera que hace mover todo, ya que hacemos estudios tanto en reposo como en esfuerzo, así como pruebas que se prolongan hasta las 24 horas, y a veces más.

Dado que corazón solo tenemos uno y que es difícilmente reemplazable, es, por tanto, conveniente la realización de un chequeo cardiológico con periodicidad, la cual ha de ser individualizada según las características de cada uno; y por la sencillez e inocuidad de las pruebas, debe realizarse un electro y un eco para ver cómo funciona el corazón en reposo, una prueba de esfuerzo para estudiar la respuesta cardiaca al someterlo a un estrés, y los holter de 24 horas, tanto el de la tensión arterial como el de la frecuencia cardiaca, para ver los cambios fisiológicos (normales) que deben suceder a lo largo del día.

Y todos estos resultados ya en manos de un buen profesional y buen comunicador, logran que una persona se encuentre tranquila y confiada para realizar sus quehaceres diarios con normalidad y eficacia.

Es por eso que en las manos de CardioDoc, cualquier paciente puede sentirse cuidado y confiado ya que sin duda su corazón será analizado desde todos los puntos de vista, y por supuesto atendido y aconsejado si se detecta cualquier indicio de posibles problemas.

Visita el Facebook de CardioDoc