No podía faltar otra de las conversaciones que surgen en la consulta: el tabaco. Me figuro que el que más y el que menos ha tonteado alguna vez con este mal amigo, mal amigo caro, insaciable, inoportuno, molesto, perjudicial y rencoroso.
El tabaco tiene mucho efecto sobre las arterias coronarias, las que riegan el corazón, ya que produce directamente que se estrechen dificultando así el paso de la sangre. Otros efectos más a largo plazo son aumentar los productos degradantes en sus paredes, restarles elasticidad, altera la parte de la arteria que contacta con la sangre de tal forma que favorece el depósito de colesterol… en resumen: el tabaco pudre todas las arterias, y más las del corazón, y recuerdo que las arterias son importantes vías de comunicación para todos los órganos y vísceras. Por supuesto, existen muchos otros perjuicios del tabaco que no voy a enumerar.

rsz_smoking-1104336_960_720
La manera de dejar de fumar no es una sola, a cada uno le será eficaz un método…pero en síntesis, se deje de forma drástica o paulatina, con parches, chicles, caramelos o nada, a partir de determinada fecha se logra abandonar el hábito. Lo fundamental es estar convencido de que se quiere dejar, no vale engañarse, si no será un fracaso, y para ello uno debe tener claros unos beneficios: salud para todos, fuera malos olores, se recuperan olfato y gusto, se ahorra, etc.
El tabaco es un amigo muy rencoroso, de tal forma que si se ha fumado el tiempo suficiente, que suelen ser varios lustros aunque no afecta por igual a las personas, el tabaco ya habrá producido unos daños irreparables en el organismo. En cualquier caso dejar de fumar siempre será beneficioso.
Sin duda, hay que evitar aquellas situaciones y momentos en que antes se fumaba, y en eso la sociedad ayuda más que antaño ya que no se permite fumar en lugares públicos bajo techo, cosa que antes si. No coja un cigarrillo en las manos y no fumará, recuerde mis palabras e imagínese a CardioDoc diciéndoselo seriamente a la cara, esto le puede ayudar.