Estando próximas las fechas navideñas quiero recordar unos consejos cardiosaludables sencillos de llevar a cabo. Estos consejos no sólo son aplicables a las fiestas venideras sino a todos los días del año.

En primer lugar, apunto a la dieta cardiosaludable, y para ello desvelo un secreto para facilitar su cumplimiento, y es que, generalmente, lo que se coge de la nevera o de la despensa para ingerir, previamente se ha comprado en el supermercado, con lo cual a la hora de hacer la compra conviene tener en cuenta los siguientes aspectos:

  1. No ir a hacerla en ayunas o con hambre, está visto que en esos momentos uno es más receptivo a dejarse llevar por apetencias y caprichos, los cuales no suelen ser bajos en calorías, azúcares, aceites vegetales de baja calidad o grasas saturadas.
  2. Llevar una lista con las necesidades y procurar ceñirse a esa compra, salvo verdaderas necesidades descubiertas a última hora y olvidadas previamente.
  3. Procurar no tener en cuenta apetencias y caprichos de demás miembros de la familia, ya que aunque no necesiten una dieta estricta, la educación en una correcta alimentación, procurando evitar los alimentos menos cardiosaludables, es un buen hábito para ejercerlo en familia y perpetuar la salud, y desde luego comenzar a ejercerlo cuanto antes en la vida.

Insistiendo en la dieta, reitero especial cuidado en los hidratos de carbono de rápida absorción (azúcares), presentes sobre todo en los suculentos dulces típicos de estas fechas; recomiendo limitar al máximo los alimentos ricos en grasas saturadas (es fácil de reconocerlos, son de origen animal la mayoría) y las carnes rojas, dando prioridad a las hortalizas, verduras y legumbres, e incluso al pescado. En cuanto a la cantidad, tomad raciones pequeñas, y nunca es recomendable una cena copiosa, y menos irse a la cama justo después de cenar. Respecto a bebidas alcohólicas, siempre con moderación, desde luego cuanto menos cantidad mejor, y nada si se va a conducir después… ¡Y una copa de vino tinto del bueno ya sabéis que es cardiosaludable!

En segundo lugar, aconsejo que no se abandone la práctica habitual de ejercicio físico o, incluso ya que se puede disponer de más tiempo libre al ser época vacacional, se ejercite al organismo a diario o al menos cinco días en semana caminando durante 45 minutos a un ritmo que, tal y como me predicó mi profesor de Cardiología en 4º de Carrera, cueste hablar con la persona que vaya al lado.

En tercer lugar, siempre es recomendable abandonar el hábito tabáquico, putrefactor de nuestra salud. Y la manera de dejarlo es tan sencilla como NO agarrar un cigarrillo y prenderlo, y además pensar a continuación en otra cosa para despistar a la mente y que afloje o espante así ese deseo insano.

Pues con estos consejos y mis mejores deseos para todos de felicidad en estas Fiestas y Prosperidad para este Año próximo, me despido hasta el Año que viene.

Visita el Facebook de CardioDoc